LA FAMILIA QUE FOMENTA UNA ADICCIÓN

LA DINÁMICA FAMILIAR


LA IDENTIDAD FAMILIAR


Cuando hablamos de identidad ¿a qué nos referimos? IDENTIDAD: Conjunto de rasgos o características de una persona o cosa que permiten distinguirla de otras en un conjunto.

Teniendo esta definición en mente: Vamos a realizar un ejercicio.

  1. ¿Cuáles son los rasgos o características que posee vuestra familia que les distingue de las demás?
  1. ¿Creemos vosotros que los cambios y transformaciones que se han dado a lo largo del tiempo no han afectado a la familia como red primaria de la sociedad? Y si es así, de ¿qué forma la ha afectado?

La familia ha sido un organismo al que los cambios y las transformaciones no le han pasado de lado, todo lo contrario, sus funciones, estructura y dinámica se han visto afectadas en cada momento histórico, lo que implica asumir posturas reflexivas, proactivas y propositivas, ante los continuos movimientos que han traído consigo los cambios políticos, sociales y económicos y culturales a partir especialmente desde finales del siglo XVII, cambios que generan a su vez incertidumbre, confusión, llevándonos a perder la fe y la confianza en el futuro. La sociedad del siglo XXI, al igual que las sociedades desde la época de la revolución Industrial, Tecnológica y la ilustración sean visto afectadas por el impacto que estos han generado en la institución familiar.

La familia puede ser un factor de riesgo o de protección

Dentro de estos cambios y estas transformaciones, que están amenazando la familia según el plan de Dios; se encuentra la Ideología de Género y su Agenda Deconstructiva; la cual propone o mejor dicho busca la creación de lo que se denomina la sociedad contra sexual, una sociedad donde se pretende abolir los sexos, pero además acabar con instituciones como la familia, el matrimonio heterosexual, para crear un nuevo mundo y una nueva sociedad. Los cambios que se están proponiendo no son como cambiarnos de vestido y ponernos otro. Estamos hablando de cambios que buscan o proponen acabar con nuestros orígenes.


¿Qué es la dinámica familiar?

Bien además de estos diversos fenómenos que están provocando o estimulando todos estos cambios, nos detendremos a hablar sobre las repercusiones de algunos de estos cambios en la Dinámica Familiar. Hablamos de que al interior de las familias siempre hay unas funciones que cumplir, y aunque varíe la forma cómo se cumplan, en esencia estas siempre conllevan al mismo fin. El cumplimiento adecuado de estas funciones ayuda para que las familias sean funcionales y tengan un positivo desenvolvimiento. Pero ¿qué pasa con estas funciones?; recordemos que venimos hablando de grandes cambios que se han gestado en el tiempo con gran impacto o repercusiones en la familia.


Los modelos de familia han ido evolucionando a lo largo de la historia. ¿Cómo eran?

Nos situamos en la época de finales de la baja edad media, siglo XVIII 1780-1840. la familia tradicional se transformó por la influencia del entorno social y cultural en la familia nuclear. (es nuclear porque ha cancelado los vínculos que la familia mantenía con la mayor parte de los parientes e incluso con otras familias, por eso ha quedado reducida al núcleo familiar central, padres e hijos y quizá algún pariente).

Los elementos fundamentales de esa transformación fueron dos: la industrialización y el urbanismo moderno. la industrialización jugo un papel decisivo al separar el lugar de trabajo, del lugar de la familia. el hombre y no solo el hombre, sino también la familia tuvo que abandonar su antiguo entorno de trabajo, el campo para trasladarse a las ciudades, para trabajar en las grandes industrias, en las minas o construyendo casas. trayendo como consecuencia la desaparición de muchas de las funciones que desempeñaba la familia, influyendo así en su estructura interna; uno de esos cambios fue:

el proceso de socialización secundaria, que es la segunda función de la familia; paso a manos del estado a través de sus agentes externos. Los padres tuvieron que delegar esas funciones a las escuelas donde impartieran el conocimiento que ellos no estaban en condiciones de dar, por falta de conocimiento, por la condición física o de salud y las ocupaciones laborales.

Ahora va avanzando el tiempo, llegamos al periodo, Post Industrial, la Sociedad Contemporánea: ¿Qué sucede dentro de este periodo?, la mujer se le da acceso a la educación formal, el trabajo que se consideraba un apoyo económico familiar; pasa a ser un elemento fundamental para la realización personal de la mujer. Cambia un poco la visión de familia.

El matrimonio y la familia se empieza a contemplar como cause de satisfacción de intereses estrictamente individuales, es decir de sus miembros y con triunfo de la afectividad (emociones), como razón de ser y fundamento del matrimonio. Recordemos que durante este periodo se gestó un movimiento cultural y político, en Alemania y reino unido, con repercusión en toda Europa y por consiguiente en las demás sociedades. Cuál era su predicamento; El Amor Romántico; el cual se oponía a las tradiciones clasistas, rompe con todas las reglas y el orden para dar prioridad a los sentimientos. Los vínculos afectivos que reposaban en un orden social firme con lazos de interés, no solo en la familia extensa, sino también en la comunidad, empiezan a perder su fuerza. Y empiezan a proliferar posturas que apuntan al individualismo.

Surge el divorcio de mutuo acuerdo. surgen distintas formas no matrimoniales de articular la convivencia sexual; uniones maritales de hecho, familias reconstruidas, a través de la regularización legal y la legitimación social.

FACTORES DE RIESGO

  • Factor de Riesgo Familiar:

Hoy nuestro periodo, la sociedad del Siglo XXI, se caracteriza por ser una sociedad de consumo, la cual demanda que, para tener más, tener lo último y tener lo mejor debemos trabajar más, capacitarnos más y más, para suplir nuestras necesidades de superación y materiales; y que nuestros hijos tengan más y mejores cosas. ¡Y nosotros lo hemos creído ¡y ¿cuál ha sido el resultado? terminamos mutilando el tiempo de calidad, que debiéramos invertir en la educación de nuestros hijos y el fortalecimiento de los lazos familiares. Lo cual tiene efectos extensivos puesto que es el mensaje que en definitiva les estamos legando; que lo que realmente tiene valor es el dinero que ganamos y no el tiempo que debiéramos compartir y adentrarnos en su mundo emocional. Y no solo en el mundo emocional de los hijos, sino como un todo, como familia. Ahora no estoy diciendo que tenemos que dejar de trabajar, y que capacitarnos esta mal, todo lo contrario, hablamos del tiempo de calidad que debiéramos compartir como familia y con nuestros hijos en su vital proceso de desarrollo.

Estos cambios nos llevan a identificar de manera general que existen unos factores de riesgos latentes en la sociedad, y bien sabemos que la sociedad está conformada por familias. Hay casos específicos donde hay familias que presentan unas características bien particulares, que vienen desarrollando un trabajo que les permite ser familias funcionales, pero los riesgos están ahí. Dentro de los factores de riesgos identificados tenemos: Factores de riesgos familiares, individuales y contextuales.

  • Unos de los factores de riesgos familiares son los siguientes: cumplir largas jornadas laborales dificultan el seguimiento y control de los hijos, a lo que se agrega en muchos casos el desinterés o confusión respecto a cómo ejercer la paternidad, sobre todo en aspectos como manejo de límites, dialogo y cercanía afectiva.
  • Factores de riesgos Individuales: El siglo XXI se ha caracterizado porque los jóvenes viven alienados, (desequilibrados) no piensan en el futuro, no tienen proyectos, metas (importantes, trascendentes). Una generación que se creía que, por tener acceso a diversos estudios entre idiomas, y realizar muchas actividades, que no les faltara los aparatos electrónicos de última generación, la televisión, Internet, los video juegos, y toda clase de entretenimiento, llegara a ser una generación de jóvenes y niños felices. Se ha llegado a la conclusión de acuerdo con muchos especialistas en el tema. Que poco se ha comprendido que el exceso de actividades, y toda clase de entretenimientos, obstaculizan el desarrollo de nuestros hijos. Es una generación que se caracteriza porque vive encerrada en su propio mundo, los padres e hijos viven distantes, aunque estén bajo el mismo techo, rara vez comentan lo que les está sucediendo, si se sienten tristes, si han sufrido una decepción, si están siendo víctima de acoso, pocos padres conocen los sueños y proyecciones de sus hijos, si tienen miedo a enfrentar algo, si, se sienten fracasados en el estudio, que no son buenos para las matemáticas; o que sienten atracción por alguien, son tantos temas que los padres debiéramos tratar con nuestros hijos, que poco tiempo tenemos para abordarlos. Los resultados son niños y adolescentes que se sienten solos, porque no aprendieron hablar de sí mismos, tienen miedo a exponerse, miedo al rechazo, viven encerrados en su propio mundo.
  • Otro factor de riesgo contextual: invasión de los medios de comunicación plantean modelos e ideales diferente a los modelos familiares, tales como: Posibilidades para incluirse de forma temprana en la sexualidad con el riesgo de embarazos adolescentes que pueden interrumpir el desarrollo educativo y social de los afectados.
  • oferta amplia y accesible al consumo de alcohol, diversos tipos de drogas, alucinógenas y estimulantes, acceso a la pornografía y uso descomunal de las TIC. Las tecnologías de la información y la comunicación (TIC), han cautivado la inteligencia y las emociones de nuestros jóvenes y niños, con estímulos rápidos y ya elaborados. Estos actúan en un fenómeno inconsciente llamado Psicoadaptación, el cual aumenta el umbral de placer en la vida real. Con el tiempo, niños y jóvenes pierden el placer por los pequeños estímulos de la rutina diaria. Necesitan hacer muchas cosas para disfrutar un poco, lo cual genera personalidades inestables, insatisfechas…El principio es el mismo que tiene lugar con la dependencia psicológica de las drogas. Los usuarios de drogas usan siempre nuevas dosis para intentar aliviar la ansiedad generada por la dependencia. Cuanta más utilizan más dependientes se vuelven. (Augusto Cury).
  • (Augusto Cury) Argumenta “que la televisión presenta diversos personajes con características muy variadas de personalidad, desde ladrones intrépidos, personas divertidas, personajes irreverentes. Cuyas imágenes quedan registradas en la memoria y compiten con la imagen de los padres incluso de los educadores” y cuidadores. Lo cual quiere decir que los resultados inconscientes de eso son graves, porque pierden la capacidad de influir en el mundo psíquico de los niños y jóvenes. La mayor consecuencia del exceso de estímulos que producen estos medios es que contribuyen a generar el Síndrome del Pensamiento Acelerado SPA. Los síntomas son los siguientes: disminuciones de la concentración, molestan a sus compañeros, aumento de ansiedad, dependencia por nuevos estímulos.
    Una educación asertiva fomenta la personalidad adecuada

Teniendo una contextualización del panorama que vive la familia hoy; estamos puntualizando en algunas problemáticas; porque existen diversas problemáticas al interior de las familias, como la violencia de intrafamiliar, abuso sexual, entre otras. Es trascendental recordar que cuando entro el pecado en el mundo el enemigo de Dios, y de su creación, se propuso destruir la familia y el hogar. Recordemos que la familia fue el primer pilar, el fundamento que creo el Dios. El adversario como ser inteligente sabe que, atentando contra este pilar, destruirá por consiguiente la sociedad y las naciones. Este enemigo astuto, como lo señala la escritura (Juan 10:10), vino a matar, hurtar, destruir. Pero frente a esta amenaza recordemos que. Si nuestros hogares están edificados sobre fundamentos sólidos, entonces no tendremos que temer al futuro. Por que el Señor Jesús vino para darnos vida y vida en abundancia.

Proverbios 22: 6 “Instruye al niño en su camino y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”. En este versículo, hallamos sabias palabras, es un consejo poderoso para tener éxito en la educación de los hijos. La misión de ser padres es extraordinaria y de gran responsabilidad; pues de la formación que demos a nuestros hijos dependerá el rumbo que llevará su vida en este mundo y también en el venidero que es eterno.

De hecho, no podríamos ser padres sin la ayuda sabia y amorosa de Dios. El salmista por algo expreso que si: “Jehová no edificaré la casa, en vano trabajan los que la edifican…” (Salmo 127:1). La palabra hebrea que se traduce instruye es CHANAK que se utiliza solo cuatro veces en el Antiguo Testamento y conlleva la idea de dedicar o consagrar. Esto nos habla fuertemente que instruir al niño demanda mucha dedicación al desarrollo de valores morales, principios, pautas de comportamiento, ayudarles en el desarrollo de hábitos saludables, potenciar sus talentos, ayudarles a descubrir nuevas habilidades, fortalecer su autoestima, guiarles y participar en su proyecto de vida. Esto quiere decir que estamos llamados a invertir tiempo y de calidad y también de cantidad en la educación de nuestros hijos.

Instruir al niño en su camino no significa tratar de cambiar su personalidad y su temperamento, puesto que los niños nacen con estos definidos, pero la manera en que se ven a sí mismos depende mucho de cómo son vistos y tratados por sus padres o cuidadores durante sus etapas de desarrollo. Por lo tanto, nuestro deber es pedir a Dios sabiduría para educarles y ayudarles en la formación de su carácter, entendemos que el carácter; es un conjunto de aspectos psicológicos que se moldean con la educación, el trabajo de la voluntad y los hábitos, permiten una reacción del individuo frente a las experiencias. No es algo que se trae desde el seno materno, sino que se ve afectado rotundamente por el medio ambiente, la cultura y el entorno social donde cada persona se forma.

En el libro “EL CAMINO A CRISTO”, La autora expresa que; el carácter se revela, no por las palabras buenas o malas que de vez en cuando se ejecuten, sino por la tendencia (inclinación o disposición natural que una persona tiene hacia una cosa) (se puede definir como es un estilo o costumbre que deja una huella en un periodo temporal o en un sitio) de las palabras y los actos habituales. (pág. 50)

Ahora en este orden de ideas, en el marco de la familia, estamos llamados a construir, levantar unas bases o cimientos o factores de protección a través de principios, valores morales, actitudes éticas, normas, limites, estrategias de sobrevivencia y el afecto que es vital en el afianzamiento de la personalidad y autoestima de los miembros del grupo familiar.

¿Qué son los factores de protección?

Son todos aquellos recursos, condiciones o situaciones internas y externas de las personas y de las familias que hacen menos probable o inhiben la respuesta violenta, que los fortalece. como ejemplo están cualidades, destrezas y capacidades en diferentes campos de los miembros de la familia; el afecto y el amor entre ellos; la solidaridad y los vínculos con otras personas; la ética y las prácticas religiosas, las cosas que poseen; y el medio social y cultural en que viven.

De esta manera podemos desarrollar todo un sistema de prevención frente a los factores de riesgos que amenazan la estabilidad de las familias, llámense individuales, familiares, contextuales, e interpersonales.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.