La abstinencia no es garantía de éxito por si sola

SINTOMAS AL DEJAR EL CONSUMO


La gravedad de los síntomas a menudo está relacionada con la cantidad, frecuencia y patrón de consumo de la sustancia consumida. En el caso de adicciones sin sustancia el elemento perturbador está actuando como si fuera una sustancia.

  • Aquellos que consumen estimulantes sufren generalmente una abstinencia que puede venir acompañada de fuertes deseos de consumo, depresión, baja energía, dificultad para dormir o dormir excesivamente, incremento del apetito y dificultad para   concentrarse. Aunque las personas que consumen estimulantes no experimentan el mismo grado de síntomas físicos que aquellos que consumen alcohol, los síntomas psicológicos de deseos de consumo y depresión pueden ser similares y bastante severos. Estas personas pueden encontrar difícil enfrentarse a esta situación de estrés y pueden sentirse irritables.
  • La gente que bebe mucho alcohol puede sufrir los síntomas de forma diferente. Los síntomas pueden incluir nauseas, poca energía, ansiedad, temblores, depresión, emociones intensas, insomnio, irritabilidad, dificultad para concentrarse y problemas de memoria. Estos síntomas suelen durar de 3 a 5 días, pero puede también alargarse hasta varias semanas. Algunas personas no necesitan ser hospitalizadas para que puedan tener un proceso de desintoxicación seguro.
  • Para aquellas personas que han consumido opioides o medicamentos sin prescripción médica de este tipo, el periodo dura de 7 a 10 días de síndrome de abstinencia, o más largo, incluso para   aquellos consumidores de benzodiacepinas, (ansiolíticos) y puede ser incómodo y requerir incluso hospitalización y medicación. Es esencial que un médico monitorice la abstinencia de aquellas personas dependientes de estas sustancias.
Un paso muy importante pero no definitivo

Además de los problemas físicos, muchas personas experimentan nerviosismo, problemas para dormir, depresión y dificultades de otro tipo. Completar el periodo de abstinencia es un gran paso en el proceso de recuperación temprana. Para las personas que utilizan estimulantes, este periodo de cuatro semanas se conoce como “la despedida”. La mayoría de la gente se siente bastante bien durante este periodo y a menudo se sienten “curados”. Como resultado, algunos pueden abandonar el tratamiento durante este periodo de “la despedida”. La abstinencia temprana debe de utilizarse como una oportunidad para establecer una buena base de recuperación.  Pero no hemos hecho sino solo empezar. Si los usuarios pueden focalizar la energía, entusiasmo y optimismo que sienten en actividades de recuperación, podrán establecer la base para el éxito futuro.

Aunque los síntomas de la abstinencia finalicen, los usuarios aún se están acostumbrando a la ausencia de sustancias. Pueden experimentar problemas para pensar con claridad, apatía, nerviosismo. El sueño es a menudo irregular y pueden sentir que la vida, en muchos aspectos, es demasiado intensa o estresante o por el contrario sin placer y depresiva, sin interés, sin ganas por luchar. Para aquellos que utilizan opioides o medicamentos (sin prescripción médica o sin el control de un médico), se produce una normalización gradual durante este periodo. De muchas maneras, el proceso de abstinencia en las adicciones sin sustancias es similar al de recuperación del alcohol. Siguen un método parecido. Una mejora lenta, gradual sirve de evidencia de que el proceso de recuperación está progresando.

Desde la sexta semana a los cinco meses después de abandonar el consumo, los usuarios pueden experimentar una serie de síntomas molestos y problemáticos. Estos síntomas o dificultades con los sentimientos y pensamientos, están causados por el proceso de curación del cerebro. A este periodo se le conoce como “El Muro”. Es importante que los usuarios sean conscientes de que algunos de los sentimientos que se producen durante este periodo son el resultado de cambios químicos cerebrales. Pueden ser desagradables, pero hemos avanzado muchísimo. Si los usuarios permanecen abstinentes, los sentimientos se desvanecerán. Los síntomas más importantes en este omento suele ser la baja energía y falta de entusiasmo en general y el recuerdo del pasado.

Los adictos también pueden experimentar deseos fuertes de consumo durante la abstinencia prolongada. El riesgo de recaídas aumenta en este periodo. Los enfermos deben estar centrados en permanecer abstinentes día a día. Hacer ejercicio físico ayuda mucho durante este periodo. Para la mayoría de los adictos finalizar esta fase es un gran paso. Después de 5 meses, el cerebro se ha recuperado significativamente. Ahora, la principal tarea del usuario es desarrollar un estilo de vida que conlleve actividades que refuercen una recuperación continua. Aunque una parte difícil del proceso de recuperación ha finalizado, se necesita aún trabajar duro para mejorar su calidad de vida. ¿Por qué? Porque debido a que los deseos fuertes de consumo van a ocurrir con menos frecuencia y además se experimentan con menos intensidad tras 6 meses de recuperación, los adictos podrían disminuir su nivel de consciencia del riesgo de recaídas y ponerse en situaciones de alto peligro y, por tanto, aumentar el riesgo de que una recaída se produjera.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.