Benzodiacepinas

EL DULCE SUEÑO



El cerebro regula normalmente las emociones, pero cuando se desbordan finalizan en sensaciones de angustia incontrolables. Mediante las benzodiacepinas se aminora e incluso se anula esta sensación, provocando una situación de bienestar. Estas sustancias provocan, como otras drogas, el fenómeno de la tolerancia y en especial la «tolerancia cruzada», que es un efecto por el cual un consumidor de varias drogas se hace tolerante a otras, a pesar de no haber tenido con éstas ningún encuentro previo. De esta forma un sujeto que fue tratado con un barbitúrico puede volverse tolerante al mismo, necesitando tomar cada vez más cantidad para obtener la misma sensación. Ese mismo individuo precisará mayores dosis de benzodiacepinas que las que habría necesitado si nunca se hubiese hecho tolerante al barbitúrico.

Las adicciones son un síndrome constituido por un conjunto de signos y síntomas característicos. El origen de las mismas es multifactorial, entre los que podemos mencionar factores biológicos, genéticos, psicológicos y sociales.
Algunos síntomas característicos de las adicciones son:

  • Daño o deterioro progresivo de la calidad de vida de la persona, debido a las consecuencias negativas de la práctica de la conducta adictiva.
  • Perdida de control caracterizada por la práctica compulsiva de la conducta adictiva.
  • Negación o auto engaño que se presenta como una dificultad para percibir la relación entre la conducta adictiva y el deterioro personal.
  • Uso a pesar del daño, lo cual se manifiesta como la práctica continuada de la conducta adictiva. Este daño es tanto para la persona como para los familiares.

Estudios demuestran que existen cambios neuroquímicos involucrados en las personas con desordenes adictivos y que además es posible que exista predisposición biogenética a desarrollar estas enfermedades.
Puede desarrollarse adicciones tanto a sustancias psicotrópicas como a actividades y hasta relaciones. Algunos casos de adicciones que podemos mencionar son:

  • Sustancias psicotrópicas, como el alcohol, la nicotina y diferentes tipos de drogas
  • Juegos de azar
  • Comidas o componentes comestibles
  • Sexo
  • Trabajo
  • Relaciones interpersonales, por ejemplo una pareja.

La naturaleza exacta de las adicciones continua siendo motivo de análisis científicos y cada día se hacen descubrimientos que nos facilitan la comprensión de este fenómeno, que afecta a miles de personas a nivel mundial.
En este trabajo nos ocuparemos de tratar ciertas adicciones y no todas, dada la complejidad de tema. 

VEAMOS el flunitrazepan:

Flunitrazepan – Rohypnol

Rohypnol es el principal nombre comercial del Flunitrazepam, fármaco perteneciente al grupo de las benzodiacepinas que se usa en el tratamiento a corto plazo de insomnio y como un sedante hipnótico y preanestésico (entre sus consumidores es conocido como «Rophy», «circle», «R-2», «roach-2», «roofies», «roopies», «Valium mexicano», «costilla», «cucaracha» «soga», etc.

Tiene efectos fisiológicos similares al diazepam (cuyo nombre comercial es Valium), aunque el flunitrazepam es aproximadamente 10 veces más potente. Este fármaco es producido y vendido legalmente en Europa y América Latina bajo prescripción y control médico, pero en Estados Unidos de América su comercialización y consumo es ilegal. El modo de ingreso a este país es mediante contrabando, generalmente asociado al tráfico de otras substancias ilegales, principalmente cocaína y marihuana. Las estadísticas indican que su distribución y abuso están aumentando, sobre todo en Estados del sur y del sudoeste debido a su muy bajo costo, por lo que su consumo está difundido entre las personas jóvenes. Informes epidemiológicos muestran el marcado crecimiento de su consumo por parte de jóvenes, que toman la droga con alcohol o lo usan después de la ingestión de cocaína. La gran difusión de esta sustancia entre las personas jóvenes puede explicarse, en primer lugar debido a la creencia errónea de que se trata de sustancias que no pueden ser adulteradas, y en segundo lugar porque piensan que no puede detectarse su consumo mediante análisis de orina.

Los adictos consumen flunitrazepam por vía oral, frecuentemente junto con alcohol u otras drogas, incluso heroína. Sus efectos empiezan dentro de 30 minutos, alcanza el cenit hacia 2 horas, y pueden persistir 8 o más horas, dependiendo en la dosis. Los efectos colaterales asociados con su uso incluyen la hipotensión, deterioro de memoria, adormecimiento, dificultades visuales, vértigo, confusión, perturbaciones gastrointestinales y retención urinaria. Aunque se trata de una droga depresiva, pueden presentarse efectos antagónicos induciendo excitación y comportamiento agresivo en algunos usuarios.

El consumo de esta droga acarrea dependencia. Una vez que ésta se desarrolla, el adicto experimenta graves efectos psíquicos como ser ansiedad extrema, tensión, inquietud, confusión, irritabilidad, pérdida de identidad, alucinaciones, delirios, fobias o terror desmedido. Entre los efectos físicos se presentan dolores de cabeza y muscular, entumecimiento y prurito en las extremidades, convulsiones, trastorno e incluso colapso cardiovascular. Todos estos efectos pueden retrasarse incluso más allá de una semana desde el último consumo. Al igual que en otras benzodiacepinas, el tratamiento para la dependencia del flunitrazepam debe ser gradual, con una progresiva disminución en su consumo. Esta sustancia es usado por muchos adictos para aliviar síntomas de la abstinencia.

Busca tu cita con nosotros
Fte: Dr. Msc. Ariel Calderón Rodríguez.

 

Confía en mi experiencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *