CADENA DE FAVORES

EL PENSAMIENTO ADICTIVO


El pensamiento es un radar

El pensamiento es crucial para entender cómo superar una adicción. Cuanto más permitas que el pensamiento de consumo invadan tu cabeza mayor será la probabilidad de que consumas. En la adicción los disparadores, pensamientos, deseos y consumo parecen actuar todos juntos. Presentan una secuencia como la siguiente:

Estímulo-pensamiento-deseo-consumo

La única forma de asegurarnos que un pensamiento no llevará a una recaída es pararlo antes de que desarrolle un deseo irrefrenable. Parar el pensamiento al inicio previene que desencadene un deseo potente y abrumador del consumo. Es importante hacerlo tan pronto como seas consciente de que estás pensando en consumir. Para iniciar el proceso de recuperación es necesario interrumpir la secuencia o cadena de estímulo-pensamiento-deseo-consumo. La parada de pensamiento proporciona una herramienta útil para romper esta secuencia. Este proceso no es automático. 

Técnicas de pensamiento

En un tratamiento el compromiso debe aceptarse

Tú decides si continuar pensando en consumir, e iniciar el proceso de la recaída, o parar estos pensamientos. Para ayudarte a hacerlo existen técnicas: 

Visualización. Imagina una escena en la cual destruyes el poder que tienen los pensamientos de consumo. Por ejemplo, imagina un interruptor o un nivelador en tu mente que puedes apagar o encender para parar los pensamientos de consumo. Ten preparada además otra imagen que sustituya a estos pensamientos de consumo. Una señal de tráfico, un golpe en la mano, un grito, un eslogan, haz tu el tuyo.

Recordatorio. Lleva “algo” en la muñeca que no te oprima.  Siempre que te des cuenta de que tienes pensamientos de consumo, tira de la goma y suéltala contra la muñeca y visualiza “¡NO!” como forma de parar estos pensamientos. Inmediatamente después piensa en algo diferente.  Prepara algún tema para pensar que sea interesante o significativo para ti de modo que estés preparado.

Relajación. Los sentimientos de vacío, pesadez y sensaciones raras o calambres en el estómago son manifestaciones del deseo de consumo. A menudo se pueden aliviar respirando hondo (llenando los pulmones de aire) y sacando el aire despacio. Practica esta forma de respiración tres veces seguidas. Si lo practicas adecuadamente podrás ser capaz de sentir cómo tu cuerpo disminuye la tensión. Repite este ejercicio siempre que estas sensaciones y sentimientos vuelvan a ti.

Llamar a alguien. Llamar a otra persona te ayudará a escapar de estos sentimientos y te ayudará a escucharte a ti mismo, y tu proceso cognitivo o de pensamiento. Alguien no relacionado con el mundo adictivo y consciente de lo que te pasa, conocedor de tu lucha. Prepara una lista con números de teléfono de personas que te pueden apoyar y están disponibles para ti en todo momento, de modo que las puedas llamar cuando las necesites.

La parada de pensamiento es muy útil en una buena recuperación adictiva
ACCEDE A NUESTRA CONSULTA GRATUITA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.