la cocaína en la historia personal de Logan

LOGAN Y LA COCAÍNA


La adicción a la cocaína es una enfermedad compleja que involucra cambios biológicos en el cerebro, así como innumerables problemas sociales, familiares y del entorno del adicto. Logan nos lo explica en sus situaciones cotidianas, pero antiguamente no podíamos comprobar si lo que nos explicaba Logan era cierto o realmente nos quería engañar para consumir más y mejor. En la actualidad en cambio, mediante el uso de una tecnología muy avanzada, los científicos pueden observar los cambios dinámicos que ocurren en el cerebro en el momento en que el individuo usa la droga. Ellos pueden ver los diferentes cambios en el cerebro cuando la persona experimenta diversos momentos anímicos como el «high» o el “craving” y, finalmente, el deseo por la cocaína. También pueden identificar las partes del cerebro que responden cuando el adicto a la cocaína ve u oye los estimulantes ambientales que disparan los deseos por la cocaína. Eso ha abierto las puertas de la comprensión y de la esperanza y ha facilitado un camino mejor para ayudar al adicto y entender las adicciones con y sin sustancias.

¿Qué es lo que pensáis hizo que Logan se volviera adicto? ¿Cuáles son los factores para que Logan enfermara y no Luisa, por ejemplo? Al igual que como cualquier otra enfermedad, la vulnerabilidad a la adicción difiere de una persona a otra. En general, mientras más factores de riesgo se tienen, mayor es la probabilidad de que el consumo de drogas se convierta en abuso y adicción. En cambio, los factores de “protección” reducen el riesgo de desarrollar una adicción. Una buena educación asertiva es clave en la infancia.

No hay un solo factor que determine que alguien se vuelva drogadicto. El riesgo total de volverse drogadicto es afectado por la constitución biológica de la persona, pudiendo verse influenciado por el sexo o la etnia de la persona o por la etapa de desarrollo en que se encuentra y por su entorno social (por ejemplo, las condiciones en el hogar, en la escuela y en la comunidad. Los científicos creen que los factores genéticos, incluyendo los cambios causados por el medio ambiente en su expresión y función, constituyen entre el 40% y el 60% de la vulnerabilidad a la adicción. Los adolescentes y las personas con trastornos mentales tienen mayor riesgo para el abuso de drogas y la adicción en comparación con la población en general. Un buen uso del hogar, de la escuela y de la iglesia, para el creyente, es un buen soporte educativo preventivo. Esto no va a evitar siempre el fracaso en nuestra lucha contra este drama, pero puede darnos una buena base de defensa y una excelente orientación en la sociedad.

Por lo general, la decisión inicial de consumir drogas es voluntaria. Sin embargo, cuando el consumo se convierte en abuso de drogas, la capacidad individual para ejercer el auto control se vuelve sumamente deficiente. Los estudios de imágenes del cerebro de los drogadictos muestran cambios físicos en áreas del cerebro esenciales para el juicio, la toma de decisiones, el aprendizaje, la memoria y el control del comportamiento. Los científicos creen que estos cambios alteran la forma cómo funciona el cerebro y pueden explicar los comportamientos compulsivos y destructivos que resultan de la adicción.


Confía en mi experiencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *