Este es un proyecto educativo. COLABORA con nosotros
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

¿Qué es la codependencia?

La situación creada en la familia cuando uno de los miembros padece una adicción, termina por afectar de forma importante a la vida de todos los que conviven con él, de manera que el adicto no es el único que está enfermo, sino que todas las personas más allegadas a él estarán siendo afectadas emocionalmente.

En la vida algunas veces se gana, otras veces se aprende. Aquella escena de engaño y crueldad con quien no lo merece, mi madre, debía suponer un punto de inflexión, pero no es fácil luchar contra una enfermedad así. De esa recaída había que aprender y el centro de salud mental se hizo cargo de mi situacion. Porque lo que mas importa no es cómo caes, sino cómo te levantas. Eso es lo más difícil. Lo mejor de la vida no son cosas, son sentimientos;  no se compran, se obtienen gratis;  no se venden, se regalan. Y cuando sufren esas madres, conyuges, hijos o amigos, esas personas se convierten en codependientes de una enfermedad de otros. Muchas veces no saben cómo ayudar y muchas veces, el engaño y las paradojas y mentiras de la adicción los descoloca.

Las drogas son armas de destrucción masiva. Ellas destruyen tu tiempo, tu memoria, tu respeto y tu autoestima. Toda adicción surge de una negativa inconsciente a enfrentar el dolor y salir de él. Yo no quería hacer sufrir a mi madre, ni quería sufrir yo mismo. Toda adicción comienza con dolor y termina con dolor. “Los vicios vienen como pasajeros, nos visitan como huéspedes y se quedan como amos,” decía ya Confucio hace siglos. Los codependientes sufren por el dolor al que el adicto  les somete, pero son también la fuente de ayuda que el adicto necesita para salir del infierno.  Consumir drogas no te hace moderno y libre, te hace débil y esclavo. La mejor “droga” es la que se produce cuando puedes girar siendo pequeño en los brazos de quien te ama, cuando el olor del aire es captado por tus pulmones limpios de substancias extrañas, cuando tu sangre recorre tu organismo de forma pura y cuando puedes amar y ser amado sin engaños. No hagas de tu cuerpo la tumba de tu alma.

Sintomas de codependencia

La codependencia puede ocurrir en cualquier persona que está en contacto con la adicción de otra persona, ya sea un familiar, amigo, compañero, pareja o alguien cercano que sufra de adicción. La principal característica del codependiente es su hipertolerancia, capacidad de soportar emociones o situaciones que otras personas no tolerarían por un tiempo prolongado. Dentro de las actitudes que surgen en la codependencia aparecen:

  1. Sobreprotección (responsabilizarse por el bienestar de los demás, mentir por otros…)
  2. Necesidad de control (vigilar, corregir, cambiar a los demás…)
  3. Rescatar (liberar de los problemas a los demás)
  4. Pérdida de límites (¿Hasta dónde me corresponde? Incapacidad de decir no. Renuncian a sus propias necesidades, etc.)
  5. Baja autoestima (miedo al abandono, inseguridad, etc.)
  6. Tolerancia alta («aguantan» y toleran actitudes de otras personas. Permiten que se les invada)
  7. Funcionamiento en espejo (por ejemplo: Si él o ella está bien, yo estoy bien; pero si está mal, yo estoy peor)

Yo siempre quería evitar el dolor de mis seres queridos. Aceptar que supiesen la verdad, me supuso un enorme dolor y un desafío. Pero solamente rindiéndose ante la evidencia de la gravedad de mi enfermedad, podría obtener el éxito. El dolor de los mios me hería donde más duele: en mis afectos mas nobles. Solamente aceptando la realidad y no los deseos de control por uno mismo es cuando se puede salir adelante. Es aterrador ver cómo el adicto controla a la familia. La familia grita, llora, implora, reza y el adicto continúa consumiendo.

Los adictos son impulsados al progreso de la enfermedad cuando la familia es incapaz de hacerle frente a la ansiedad causada por el adicto. Esto es, en efecto, parte de la enfermedad. Sin formación especial, ni el adicto ni su familia son capaces de enfrentarse a la realidad. La familia debe evitar el enojo y la ansiedad pues estos contribuyen al progreso de la enfermedad. Los miembros de la familia deben aprender a enfrentarse a sus propios problemas antes de que cualquier efecto de los mismos llegue al adicto. La ayuda más indicada que requiere el adicto es ajena a la familia: de profesionales, psicólogos, terapeutas, etc., El adicto puede seguir negando que tiene un problema e insistir en que no necesita ayuda mientras que la familia le proporcione un escape automático de las consecuencias de su conducta. La ayuda para el adicto y para la familia debe ser solicitada fuera del círculo de parientes y amigos, preferiblemente debe venir de personas entrenadas en esta área de trabajo.

¿Qué puede hacer el codependiente?

. – No permita que el adicto mienta

. – No acepte que el adicto se pase de listo

. – No deje que el adicto lo explote o lo domine

. – No acepte promesas

. – No pierda su temperamento ni consienta en destruirse

. – No cubra las consecuencias de la conducta del adicto.

. – No permita que al adicto consuma en casa de usted.

. – No preste dinero ni vehículos al adicto.

. – No delegue responsabilidades económicas al adicto

[button text=»Cómo solucionar un problema de codependencia» color=»alert» size=»large» depth=»5″ depth_hover=»5″ expand=»true» icon=»icon-checkmark» link=»https://www.quiero-puedo.com/eliminar-otros-trastornos-adictivos/»]

Contacta con nosotros

Confidencialidad y confianza