DEJADME SOLO


NO PUEDES SOLO, NO LO INTENTES SOLO, SOLO NO LO CONSEGUIRÁS


TESTIMONIO real


Una vez, antes de su alta médica, con tres gramos no pudo encender el ordenador ni siquiera moverse. Antes de comprarlos ya experimentó hipervigilancia y paranoia. Quedó completamente bloqueado y hasta pasadas dos horas no empezó a recuperarse. Ese dinero y esa decisión no sirvió ya, ni para lo que supuestamente sirve el consumo, ni siquiera para trabajar, ni siquiera para tomarse una cerveza, ni siquiera para su pornografía, patrón de consumo en Logan. Imaginad después el sentimiento de estupidez, de frustración y de dolor. Las matemáticas no funcionaron.

Logan comprendió finalmente que no se puede ser feliz evadiéndose del miedo y de las cosas malas que nos rodean. Pero lo cierto es que estas cosas nunca van a desaparecer, mira a nuestro alrededor, siempre va a haber maldad en las personas y en el mundo, pero también van a haber cosas buenas, personas por descubrir y gente generosa. Quiero descubrir todo eso estando en mis cinco sentidos, dice ahora Logan. Los que quieren a Logan saben que siempre van a tender la mano para ayudarle a levantarse. Incluso cuando recaigas, si esto ocurriera estaremos cerca de ti, recuerda con gran dolor Logan esa gran verdad emocional y sabe que todos los que le quieren lo harán con tal de que no vuelva a hacerse daño. Todo lo contrario, a instituciones religiosas deformadas que por preservar una imagen de santidad permiten perder por el camino gente valiosa que hubiera aportado frescura a una identidad que finalmente sigue manchada también por aquellos en quienes depositaron confianza porque no tenían este problema pero que tampoco son productivos.

Lo que si le diría yo a Logan es que no intente creer que tiene la capacidad para dejarlo, porque sabe que no es así. Tú solo no puedes ni podrás jamás frente a una adicción que se mueve en estos niveles.

MI OPINIÓN: Una de las grandes victorias sobre la adicción consiste en admitir que uno solo no puede conseguirlo y que necesita ayuda. En el caso de la cocaína supone contradecir uno de los principios que definen al consumidor por autonomasia, yo controlo. Dejadme destruirme solo es una realidad que de no intervenir puede traer consigo grandes males. Por eso, algunos creen que si el sujeto no quiere cambiar, nada se puede hacer pero a mi me parece que en ocasiones se debería intervenir, quiera o no quiera el sujeto adicto.

Confía en mi experiencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *