Dom. May 16th, 2021
Bienvenid@s a nuestro campus sobre adicciones

HISTORIA DEL CONSUMO


Desde los comienzos de la historia se han utilizado las drogas con diversos fines: Medicinales, experimentales, lúdicos, místicos, religiosos, etc., Incluso la Biblia nos habla de la embriaguez de Noé. “Después comenzó Noé a labrar la tierra, y plantó una viña; y bebió del vino, y se embriagó, y estaba descubierto en medio de su tienda. Y Cam, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre, y lo dijo a sus dos hermanos que estaban afuera.”[1]

La lucha por resolver el problema derivado del consumo se remonta a la antigüedad misma. En el Código de Hammurabi, 1700 aC, ejecutaban a los borrachos, para que esto sirviera de ejemplo a otros, una forma extrema de atajar el problema, aunque desconocían el funcionamiento neuronal del alcoholismo y por supuesto el de cualquier adicción o las consecuencias del consumo aún sin adicción. La culpabilidad recaía sobre el sujeto y no sobre la sustancia.

Otra idea para tratar de combatir la droga fue la de destruir las plantas, para así evitar la producción. Un caso semejante ocurrió en el año 81 dC, cuando el emperador Domiciano de Roma, destruyó las viñas de uva con el fin de controlar la elaboración de alcohol, y por ende su consumo entre los ciudadanos. El mismo Alejandro Magno murió de “Delirium Tremens”, como consecuencia de su alcoholismo y que desconocían.

En Persia, lo que hoy día es Irán, instituyeron leyes rigurosísimas en contra del alcohol, leyes que rigen en su sociedad y en su religión actualmente. No es extraordinario leer en los periódicos de Irán, que consumidores y traficantes de drogas han sido ejecutados en una plaza pública como escarmiento a los demás. En Arabia Saudita, otro país de la región islámica, el uso del alcohol se ha prohibido bajo pena de cárcel o hasta con la pérdida de un ojo, o un dedo, etc.

Sin embargo, las drogas y su consumo, no pueden estar asociadas a un grupo social determinado ni a una edad en concreto. No las consumen los fracasados, los desestructurados o los enfermos, ni los problemáticos o egoístas. Ni las consumen los ricos o los pobres, sino que es un fenómeno humano que ha permanecido con nosotros desde la historia de la humanidad. Todos podemos caer en un comportamiento de riesgo adictivo, aunque no probemos nunca ningún “manjar de los dioses”, ni el alcohol, ni ninguna droga química, porque además ya abundan en nuestra sociedad actual, las adicciones sin sustancias. Todos estamos expuestos al riesgo de aislamiento a través de internet y a la gratificación inmediata por medio del “ciberchat” por ejemplo, o de cualquiera de las modalidades a las que se puede tener acceso hoy a una manera muy similar de obtener liberación de dopamina que la que se obtiene mediante la ingesta química de sustancias y por eso podemos decir que todos vivimos en riesgo. Ejemplos como el juego on line, el sexo disfórico pornográfico, las relaciones de acoso emocional virtual, etc.,

El cocainómano descubre que sólo hay un camino de victoria, que nada tiene que ver con la fuerza de la voluntad, con el enfrentamiento a la sustancia o con “apretar los dientes.” Necesitamos ayuda. Saber no es suficiente. La información es poder, pero no es suficiente si no se interioriza, si no se metaboliza. Según la OMS (Organización mundial de la salud) la droga es definida como: “Sustancia química que, introducida voluntariamente en el organismo de un sujeto, posee la propiedad de modificar las condiciones físicas o químicas de éste” Ahora bien, sin ingerir ninguna sustancia el sujeto puede verse expuesto a trastornos y a comportamientos adictivos muy perjudiciales para su salud. Por ejemplo, en la adicción al sexo, en el juego, en las compras, en el trabajo, en internet, incluso a la adherencia a pensamientos religiosos, etc., no hay ninguna sustancia química que el sujeto ingiera y sin embargo la pérdida de control de impulsos y el cuadro patológico y patognomónico existe igualmente. La adicción es una enfermedad del cerebro. ¿Cómo se puede producir un deterioro tan grande desde el consumo esporádico hasta la pérdida de la identidad biológica?

Desde la etapa del Lsd, de la heroína y del viaje hacia la cocaína, vislumbramos las drogas de diseño, el alcohol y el tabaco de siempre, los medicamentos ansiolíticos, los opiáceos médicos, pero en especial las nuevas y peligrosas adicciones sin sustancia que amenazan a nuestra sociedad y que en parte ella misma ha fomentado. El juego on-line, el sexo, la comida, el trabajo, las relaciones virtuales, el acoso tecnosférico, las tecnologías y un largo etc., hacen de estos momentos una situación adictiva en demasiados frentes. Los adolescentes viven inmersos en un mundo desconocido para ellos mientras su hipotálamo se está todavía formando. Las labores de información y prevención de las escuelas e instituciones distan, en algunos casos aún, del mejor modelo para todos y las iglesias o religiones todavía se han quedado atrás en los mensajes de arrepentimiento y culpabilidad que colocan fuera de lugar. Urge por ello, hacer algo más y algo mejor. Estamos preparados para ello y creemos que puede ser útil y necesario. Tras los avances científicos hoy ya no se considera un vicio, la adicción es una enfermedad crónica y progresiva.

Si te interesa, consúltame

[1] Génesis 9:20-22

DESCARGA ESTOS PRIMEROS PASOS Y PREGUNTAS
Share on telegram
Llámanos
Share on whatsapp
Consulta
Confía en mi experiencia