BIENVENIDOS

La educación asertiva en drogas. Adicciones y formación

Este es un proyecto educativo. COLABORA con nosotros
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on linkedin
Share on vk
Share on email

EDUCACIÓN SOBRE DROGAS. LA ASERTIVIDAD

DEFINIENDO LA INFORMACIÓN

Incrementar el conocimiento acerca de las drogas, promover actitudes saludables hacia el uso de drogas, y disminuir la potencial conducta de abuso de drogas son algunos de los objetivos en una buena educación asertiva


 

OBJETIVOS DE UNA EDUCACIÓN

  • La educación asertiva en drogas discierne con claridad cuando se informa sobre los efectos nocivos de las drogas exagerando o deformando la realidad con la consecuencia de que los destinatarios del programa sienten que pueden obtener una más precisa información sobre las drogas de los propios drogadictos.
  • Ni es fácil ni hay consenso acerca de lo que constituye un adecuado conocimiento sobre las drogas, ¿es el conocimiento académico obtenido a partir de la farmacología, de la biología, de la psicología, de la sociología, del derecho, etc.?, ¿o es el que proporciona la «sabiduría de la calle»? ¿Qué cambios proponemos?


CAMBIO DE ACTITUDES

En relación con el cambio de actitudes, la educación asertiva en drogas ha intentado evaluar la efectividad de un programa de prevención evaluando las actitudes negativas acerca de las drogas y de su consumo.

Sin embargo, no hay consenso sobre los ítems que deben ser incluidos en las escalas de actitud hacia las drogas, porque con frecuencia se incluyen ítems que confunden la actitud negativa con la falta de información o que no la distinguen de cuestiones ideológicas y políticas susceptibles de diferentes interpretaciones. Una crítica, que no incluyen Eiser y Eiser, es la que subraya la falta de una estrecha y sistemática correlación entre actitud y conducta. ¿Cómo podemos cambiar nuestra conducta?

CAMBIO DE CONDUCTAS

Asumir que la culpa nunca es del todo de nadie sino que se asumen responsabilidades puede ayudarnos

En relación con los programas la educación asertiva en drogas tiene como objetivo directo el cambio de conducta se señala la dificultad para investigar longitudinalmente la eficacia de dichos programas y, sobre todo, la imposibilidad de controlar la multitud de factores que operan desde que termina el programa hasta que se produce la conducta a largo plazo; aunque a corto plazo se pueden utilizar autoinformes sobre el cambio de conducta producido por el programa, dichos autoinformes presentan con frecuencia sesgos que invalidan total o parcialmente los datos obtenidos.Consejos esenciales para liberarse de la culpa: Sobre todo identifica la conducta que te produce la culpa.Piensa qué es lo que te hace sentir culpable para poder detectarlo. ¿Cuáles son algunas conclusiones que podemos extraer de una buena educación?

No luches directamente

CONCLUSIONES

.- Acepta que los errores forman parte de la persona, son la clave del aprendizaje y del cambio, y no un signo de torpeza o fracaso. .- Piensa que no se puede ser perfecto en el cumplimiento de normas, sobre todo cuando tenemos la tendencia a exigirnos más de lo que podemos dar. .- Expresa verbalmente cómo te sientes, tu arrepentimiento ante el error cometido. .- Solicita el perdón por haber causado daño. No solo muestra tu arrepentimiento sino también haz saber que solicitas el perdón por el daño cometido. .- Repara el daño. Pon en marcha conductas para hacer consciente a la persona implicada que no solo te arrepientes y pides perdón sino que también no vas a repetir el daño. .- Responsabilidad. Sustituye la culpa por la responsabilidad.

Estos son algunos de los aspectos psicológicos que intervienen e influyen en el proceso adictivo

.- Perfeccionismo .- Autoestima .- Autoconfianza . Pensamientos irracionales

 Sustituye el sentimiento de culpa por la responsabilidad.

Es más fácil mantenerse alejado de una adicción que intentar superarla

Ldo. Diego Calvo

Conoce el proyecto
Confía en mí y prueba esta vez

Déjame hablarte de lo más importante en mi vida

La teología secular sagrada y la formación educativa en Adicciones

Conferencias, seminarios, talleres académicos. Educador familiar en adicciones y pastor que escucha y aprende de las circunstancias. Estudis bíblicos grupales, clases y eventos. Hace muchos años soñaba con un proyecto de evangelismo a través de la ayuda ante las adicciones. ¿Quieres conocerlo?

La verdadera fuerza de voluntad proviene del interior, de la respuesta humana al amor que desciende

La educación emocional que va más allá de la información y definición de los conceptos es una prioridad

He escrito una trlogía sobre adicciones, algunos poemas y varios artículos de interés teológico y educativo en adicciones

Un legado del maestro

Cualquiera que os diere un vaso de agua en mi nombre, no perderá su recompensa. (Mc 9.45)

Un proyecto educativo

Hace mucho tiempo soñaba con un imposible. Crear un proyecto educativo y social sobre adicciones y que sirviera como un camino hacia el evangelismo de un mundo sediento de respuestas. Nos necesitamos

Nunca está todo perdido

Diego ha sabido comprenderme y valorarme y desde su ayuda he podido volver a soñar, a creer, a confiar, a amar, a salir adelante. Nunca olvidaré su ayuda

Mi historia

Inicié mis estudios de teología con la ilusión de un niño y lejos de mi estaba presagiar lo que ocurriría tiempo después. Diez años más tarde claudicaba ante un diagnóstico severo de adicción terrible a la cocaína y me debatía entre múltiples psicólogos y diversos tratamientos que, tras nueve largos años, me llevaron de golpearme entre paredes acolchadas a un alta maravillosa firmada por un centro de salud mental con el que, por fin, puse punto final a esa forma de vivir y pasar entonces a mantener mi abstinencia de forma constante y poder recuperar mi vida, perdida entonces, en la nebulosa del desánimo. 

La insoportable inocencia del culpable y la enorme carga de culpabilidad por lo que estaba haciendo con mi vida invadían a diario mi pensamiento.

Yo soñaba con ser pastor de iglesia o profesor de religión, vivir honestamente y ser coherente con mi fe. Soñaba con poder ser un buen padre de familia, un buen esposo y un buen cristiano, sin embargo, lo que soy y seré para siempre, es un cocainómano, es decir un “adicto”. La vida es aquello que te sucede mientras tú tienes otros planes. Al fin y al cabo, me lo merezco porque son las consecuencias de mis decisiones, pues somos los arquitectos de nuestro destino. Si he llegado a enfermar es porque me lo he buscado. ¿Es eso exactamente así? ¿Acaso quiere alguien ser adicto? Hoy no podemos limitarnos a hablar de fuerza de voluntad para superar una adicción, algo que antes siempre se potenciaba, el “apretar los dientes” frente a la sustancia, hoy es un esfuerzo prácticamente inútil.

Querer no es poder cuando hablamos de adicción, la fuerza de voluntad tiene otro marco de actuación.