LA PSICOSIS COCAÍNICA

CONSECUENCIAS DEL CLOROHIDRATO

La psicosis cocaínica es una psicosis de tipo paranoide provocada por el consumo de cocaína, típicamente transitoria, que se reproduce cuando la persona vuelve a consumir y puede generar riesgo para la integridad física tanto del consumidor como para otros sujetos. Una de las consecuencias del abuso crónico de cocaína es el desarrollo de una serie de cambios sutiles, como irritabilidad, hipervigilancia, actividad psicomotora extrema, pensamiento paranoide, deterioro de las relaciones interpersonales, así como alteraciones en la alimentación y el sueño. La psicosis cocaínica se caracteriza por ideas delirantes persecutorias que impulsan a la agresividad, con ansiedad y esterotipias compulsivas. Puede provocar alucinaciones auditivas, visuales y táctiles, siendo un cuadro muy similar a la esquizofrenia paranoide, si bien generado por un factor externo; incluso, puede producir conductas homicidas o suicidas relacionadas con el contenido del delirio.

Riesgos del consumo son: La isquemia, el infarto, las náuseas y los mareos

El 60% de quienes llevan más de tres o cuatro años inhalando cocaína desarrolla una psicosis cocaínica de mayor o menor gravedad, en episodios que pueden durar de 10 a 15 minutos

Informar NO es suficiente

EL uso de modelos animales pertinentes al estudio de la adicción a cocaína en base a su carácter compulsivo, descontrolado e independiente de las consecuencias aversivas, se torna esencial no sólo para dar respuesta a cuestiones vitales sobre los mecanismos psicobiológicos que llevan del mero consumo de drogas a la adicción en toda su extensión, sino también para el desarrollo de una farmacología eficaz en su tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.