La tormenta perfecta y chemsex


EL SEXO QUIMICO EN AUMENTO POR EL USO DE LA TECNOLOGÍA Y EL PELIGRO ADICTIVO DE ESAS FIESTAS


Muchos lo llaman la heroína del siglo XXI. El efecto de la tecnología ha hecho explotar definitivamente una mezcla entre drogas de todo tipo, sexo grupal y facilidad en encontrarse por el uso de la tecnología.


Mi comentario personal como consejero en adicciones: Siempre han existido orgías y desfases. Lo que si me parece preocupante es que antes no todo el mundo accedía a esas orgías. Además entonces no conocían la química de las sustancias. (llegan en el siglo XIX). Hoy entonces tenemos por un lado la existencia de drogas químicas que transforman el sistema límbico y por otro lado la tecnología que permite formar un grupo rápidamente y con relativa facilidad organizar una fiesta en donde «el champán de los dioses» sea derramado entre el semen esclavizado. La tormenta perfecta.

Largas sesiones de sexo grupal bajo los efectos de todo tipo de drogas y con una sensación placentera de forma artificial destruye el sistema endógeno que genera la dopamina de forma natural. Lo que se vive en esas fiestas es alucinante mientras dure y tus principios lo acepten pero destruirán y te atraparán como una droga tremendamente poderosa. Los tipos de drogas utilizadas son muchas y variadas y combinadas. Hay una letra del abecedario para cada droga sintetizada: M para mefedrona, T para tina (metanfetamina cristalizada), C para cocaína, G para GHB, K para ketamina, V para viagra… Y así hasta un largo catálogo de sustancias como letras tiene el alfabeto (GBL, M-Cat, crack, éxtasis, etc).

El chemsex o sexo químico, término utilizado para referirse a las sesiones de sexo gay en grupo que involucran drogas, en ocasiones suministradas por vía intravenosas  (slamming) y que pueden alargarse durante días. Un fenómeno que ha proliferado a través de Internet con la ayuda de aplicaciones para ligar o páginas webs temáticas y que suele conllevar sexo sin protección, motivo principal por el que muchos lo han asociado con un aumento de las adicciones y los casos de VIH y hepatitis C entre los hombres gays, aunque no existan evidencias fiables que confirmen su relación.

Veamos el testimonio de gente que practica el Chemsex: (Omitiré los nombres)

“Hay un montón de cosas que están mal: las drogas son ilegales, el sexo no es moralmente el más correcto. Y lo dulcificamos con nombres nuevos para que suene aceptable. No nos inyectamos drogas como los adictos a la heroína sino que practicamos slamming, no usamos agujas sino pins”

Un documental se atreve a abordar la tendencia con una serie de testimonios que alertan sobre los riesgos del cóctel sexo+drogas.

“Me meto casi todos los días, cuatro veces al día. Unas 400 libras a la semana”


¿Te gustaría mi curso sobre la historia del consumo?


Confía en mi experiencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *