MUJERES Y ADICCIÓN


LIMA, Perú.

La fragilidad emocional, el trastorno estrés postraumático y la influencia de la pareja que consume droga aumenta la probabilidad para que una mujer sea potencialmente adicta a las drogas, advirtió la doctora Betty Misaico, psiquiatra del Departamento de Adicciones del Instituto Nacional de Salud Mental.

La especialista en adicciones explicó que las razones de adicción en las mujeres adolescentes son diferentes al de los varones. En las mujeres influye el aspecto más emocional, estilos de crianza, experiencias de formación que le brindaron los padres en el hogar.

La adolescente tiene claro sus vínculos afectivos cuando tiene una familia constituida con amor, formación de valores, autoestima y comunicación; por lo que cuestionará si le hace feliz o no consumir marihuana u otra droga. En cambio, el varón generalmente prueba la sustancia porque lo ve como relajante, lo hace reír, por la búsqueda de nuevas sensaciones o porque se alinean a un grupo social. Probar droga no es propio de la mujeres, es más en el varón, indicó.
Señaló que la etapa de la adolescencia consolida la personalidad, autoestima y la base de formación de la persona para afrontar la vida. “El vínculo familiar consolidado trasciende en la generación de identidad con la familia, pero si ese vínculo no se da en el hogar, entonces lo busca en las amistades y se vuelve propensa a cualquier tipo de adicción”.
Los aspectos biológicos, aspectos culturales y creencias con las que crecen son otras razones que vulneran a la mujer para caer en adicciones.
¿Señales para detectar problemas de adicción en mujeres?
El bajo rendimiento académico, el abandono escolar, la rebeldía, las fugas del hogar por dos o tres días, la hostilidad con la familia, las salidas misteriosas o injustificadas o cuando aparecen con celulares nuevos y tienen dinero sin trabajar son señales de que las jóvenes estarían vinculadas al consumo de drogas.
Asimismo, resaltó que en otros casos algunas caen en manos de “dealers”, quienes las prostituyen a cambio de darle droga.
Misaico señaló que la adolescente y mujer con enfermedad adictiva es aún estigmatizada para la sociedad. “En el caso de adicción, la familia apoya más al hombre a diferencia de la mujer que vive a puertas cerradas con su enfermedad. La sociedad es muy punitiva con la mujer adicta”, subrayó.
Indicó que actualmente con el apoyo del Ministerio de Salud está promoviendo el acceso a la salud a las mujeres con problemas de adicción.
Recomendaciones
La especialista recomendó a los padres que supervisen a sus hijos. Cuando denotan un comportamiento negativo o cambio de conducta, deben recurrir a un establecimiento de salud más cercano o a un centro psicológico para que evalúen a su hija adolescente y detectar si tiene alguna adicción a sustancias nocivas o hábito nocivo.
Datos
Según el estudio epidemiológico del 2012 del Instituto Nacional de Salud Mental, la prevalencia de vida del consumo de sustancias nocivas legales se encuentra en 63,0% y, de ilegales, en 1,9%. La sustancia ilegal más consumida fue la marihuana en un 1,9%.
En cuanto al inicio del consumo de las distintas sustancias nocivas como la marihuana, PBC, cocaína y hoja de coca se aprecia que los adolescentes empezaron a consumir entre los 10 y  16 años de edad.
(FIN) NDP/RRC

Un comentario de “MUJERES Y ADICCIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.