Sáb. Sep 18th, 2021
Bienvenid@s a nuestro campus sobre adicciones

LA PATOLOGÍA DUAL Y EL CONSUMO DE SUSTANCIAS

EL ABUSO DE SUSTANCIAS COMO EL CANNABIS HA INCREMENTADO LOS CASOS DE PATOLOGÍA DUAL EN LAS ADOLESCENTES

Características:

• Los trastornos mentales no tienen las mismas carae los sexos y las adolescentes se encuentran en particular riesgo de desarrollar patología dual.

• Los antecedentes familiares, la edad del primer consumo y la presencia de trastornos psiquiátricos previos condicionan la aparición de la patología dual.

• La edad media de acceso a la primera sustancia adictiva, incluido el tabaco, es a los 12,8 años y el primer contacto con el cannabis se produce a los 14,5 años, según un estudio realizado en la Comunidad Valenciana.

• El déficit atencional (TDAH), más frecuente en niñas y mujeres adolescentes, se asocia a una mayor probabilidad de desarrollar un trastorno por abuso de sustancias.

• El fracaso escolar más elevado en España que en otros países de la Unión Europea puede relacionarse con el alto consumo de cannabis, cocaína y alcohol entre los adolescentes y la presencia de patología dual.

• El abordaje de la patología dual en adolescentes exige una atención específica con el objetivo de frenar el deterioro cerebral y evitar disfunciones frontales en la etapa adulta.

Valencia, 20 de junio de 2013.- La patología dual, una adicción y otro trastorno mental, presenta características diferenciadas entre sexos, que se acentúan en la adolescencia. El consumo de sustancias de comercio legal, alcohol y tabaco, y de cannabis ha aumentado entre las adolescentes en los últimos años y está provocando un incremento de los casos de patología dual entre las mujeres, según han puesto de manifiesto los expertos reunidos con motivo de las VII Jornadas de Género “Mujer, adolescencia y patología dual” que se celebran en Valencia, organizadas por la Sociedad Española de Patología Dual (SEPD) con la colaboración del Plan Nacional sobre Drogas.

“Durante la adolescencia se produce el inicio experimental de las sustancias, aumentan las tasas de uso y consumo y comienzan un amplio número de trastornos mentales. Dado que el cerebro adolescente aún no ha alcanzado su completo desarrollo y a que existe una compleja interacción de factores biológicos y ambientales, el joven presentará una mayor vulnerabilidad o predisposición para el inicio en el consumo de tabaco, alcohol, cannabis y otras sustancias de abuso”, afirma el doctor Néstor Szerman, presidente de la SEPD. Estas circunstancias provocan que la adolescencia no solo sea la etapa de la vida en la que la persona comienza a experimentar con las diferentes sustancias adictivas, sino que también es la época con mayor prevalencia de abuso de sustancias.

El abordaje de la patología dual en adolescentes exige una atención específica con el objetivo de frenar el deterioro cerebral y reducir los trastornos psiquiatricos en la etapa adulta. “No es lo mismo tratar a un adulto que a un joven con patología dual. En el joven los factores de vulnerabilidad están afectando a un cerebro en el momento en que éste se encuentra en una remodelación intensa, donde el prefecccionamiento sináptico de las conexiones neuronales y la mielinización de los axones, que permiten que la información se procese de manera correcta, se está formando y desarrollando. Una detección y actuación tempranas pueden evitar que estos factores progresen y que sean capaces en la edad adulta de tomar decisiones sensatas y controlar sus impulsos”, concluye la doctora Sánchez.

Vulnerabilidad femenina adolescente:

Entre los factores que inciden en la vulnerabilidad de pasar del uso de sustancias a desarrollar un trastorno por abuso de sustancias durante la adolescencia se encuentran la presencia de antecedentes familiares de enfermedades psíquicas o adicciones (presente en más de la mitad de los casos), la edad del primer consumo, la presencia previa trastornos de la conducta, determinados rasgos de la personalidad y la influencia del grupo.

No obstante, los expertos coinciden en señalar que en el caso de chicas adolescentes el riesgo aumenta debido a la interacción de factores biológicos y psicosociales y tal y como señala el doctor Szerman “las chicas adolescentes se encuentran en particular riesgo de desarrollar patología dual”. Las diferencias funcionales y neuroendocrinas entre sexos influyen en la prevalencia de los diferentes trastornos psiquiátricos y también en sintomatología, la evolución, el pronóstico y la respuesta al tratamiento.

“Existen importantes diferencias por género en las prevalencias de los diversos trastornos psiquiátricos. Por ejemplo, el TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad) es más frecuente en niñas y mujeres adolescentes que en varones de su misma edad. El déficit atencional, infradiagnosticado, se acompaña de mayor probabilidad de desarrollar un trastorno por uso de sustancias tanto legal como tabaco y alcohol, como sustancias ilegales entre las cuales el cannabis ocupa el primer lugar” aclara el doctor Szerman.

Un estudio realizado en la Unidad de Conductas Adictivas vinculada al Hospital Arnau de Vilanova en la Comunidad Valenciana evidencia estas diferencias entre sexos en los casos de patología dual en adolescentes. Así, se confirma que el cannabis es el principal desencadenante de los casos de patología dual, seguido por la cocaína, pero tal y como señala la doctora Amparo Sánchez, experta de la citada Unidad, “todas las chicas acudían a consulta por el cannabis, mientras que en los chicos el abuso de esta sustancia se combinaba con el consumo de cocaína esnifada o en crack”.

Según el estudio, iniciado a finales del 2009, en una muestra de, entre los más de 230 adolescentes de entre 13 y 20 años que han pasado por la unidad desde 1998, se confirma que la edad media de acceso a la primera sustancia adictiva, incluido el tabaco, son los 12,8 años y el primer contacto con el cannabis ser produce de media alrededor de los 14 años. “Afortunadamente, la mayoría de los jóvenes que son derivados por sus familiares o educadores a nuestra UCA, acceden a tratamiento a los 17 años y, por lo tanto, el periodo de latencia –periodo entre primer consumo y acceso a tratamiento- se ha ido reduciendo ligeramente en los últimos años”, aclara la doctora Sánchez.

Share on telegram
Llámanos
Share on whatsapp
Consulta
Confía en mi experiencia