Las ayudas religiosas pastorales en ocasiones no saben responder al problema adictivo

Es preciso ser humildes para aceptar este desafío si queremos que la religión aporte