El informe también precisa que, al tiempo que se reduce el consumo de la heroína, la cocaína o el hachís, aumentan las sustancias químicas que no están en el catálogo de drogas, que se comercializan por internet, y constata el consumo de alcohol (77,6% de la población), tabaco (el 30,8% fuma a diario) y el uso de tranquilizantes, drogas legales a las que recurre el 12% de la población española.

DESCARGA gratuitamente el plan nacional último sobre adicciones