Adicciones o desajustes emocionales

NO TODO EL QUE CONSUME LLEGA A SER ADICTO

Gran parte de los adolescentes que consumen droga no son adictos

Hay una serie de características en la adolescencia a tener en cuenta y considerar profundamente porque entre los 7 y los 20 años es una etapa que coincide con la maduración y una serie de procesos de cambio que se van dando y que cuando se distorsionan vamos a tener lo que habitualmente vemos, dicho a grandes rasgos como trastornos o conductas o problemas antisociales, gran parte de los adolescentes que consumen drogas pero no son adictos, básicamente tienen un trastorno emocional en distintas intensidades, cuando insisto se ha producido un abuso.

Se produce un abuso en donde están ligados los controles de impulsos y donde fundamentalmente se han modificado, distorsionado, alterado las características que deberían de haber sido de competencias psicosociales y se han transforman en conflictos psicosociales. Pongamos un ejemplo:

El consumo NO adicto de la marihuana

A cualquier padre le preocuparía que su hijo consumiera marihuana, no solo por ser ilegal sino también por los problemas de otra índole que puede traer el consumo de esta sustancia, algunos de las cuales son muy graves, como llegar al abuso y dependencia a las mismas. Pero ¿cómo hacer cuando su hijo le dice que para él eso no es un problema, que seguirá haciéndolo y que no hay nada que usted pueda hacer? Es realmente una situación muy difícil porque, a menos que encierre a una persona en un cuarto con rejas en las ventanas y ponga llave a la puerta, no se puede saber dónde está o qué está haciendo a cada minuto del día. Tampoco se puede forzarlo a entrar en razón.

¿Qué pasos debería tomar un padre cuando su adolescente admite fumar marihuana y continúa haciéndolo abiertamente  porque no ve nada malo en ello?

Esta excelente pregunta trae varias cuestiones a colación. El proceso de comunicación con adolescentes; los riesgos reales de fumar marihuana; la realidad de nuestro limitado control sobre la conducta de nuestros adolescentes.

Es preciso tener información verídica y emocional

El primer paso en la respuesta del padre incluye tratar de entender lo que el adolescente está experimentando en verdad e intentar engancharlo en un diálogo que le sea de ayuda. Contenga sus amonestaciones y amenazas. En cambio, acérquese a su hijo como el experto y pida una mayor comprensión. Por ejemplo: ¿cómo te sientes cuando te drogas? Tengo entendido que la droga actual es más fuerte que la que circulaba en mis tiempos ¿es eso cierto?¿Por qué te gusta drogarte…esencialmente cuáles son los beneficios? No estigmatices


Share on telegram
Llámanos
Share on whatsapp
Consulta
Confía en mi experiencia

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *