BIENVENIDOS

Yo Cristina F y mi recuperación

Este es un proyecto educativo. COLABORA con nosotros
Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest

SUPERANDO LA HEROÍNA


Christiane Felscherinow era todavía una niña cuando se convirtió en la adicta a la heroína más famosa del mundo. Su incursión, a los 13 años, a la la heroína y la prostitución en las calles del Berlín occidental se transformó en un libro –Nosotros, los niños de la estación del zoo– y después en una lúgubre película biográfica, Yo, Cristina F, en 1981.

Gracias a un cameo de David Bowie y a todas las imágenes de gente joven inyectándose heroína, la película no tardó en convertirse en un éxito de culto. Y no pasó mucho tiempo antes de que la Christiane F real fuese catapultada de una vida de meterse picos y buscar clientes en los lavabos públicos del Berlín occidental a convertirse en la llamada «princesa yonqui», una que se inyecta heroína mientras alternaba con artistas y famosos en Los Ángeles.

Tres décadas más tarde, con 51 años y viviendo de nuevo en Berlín, Christiane publicó recientemente sus memorias, Christiane F – Mi segunda vida. Su salud flaquea debido a la hepatitis C que contrajo en los años 80, pero habló conmigo acerca de las cosas que le sucedieron después de que fuese propulsada al candelero internacional hace treinta años.

Tengo cirrosis a causa de la hepatitis C. Voy a morir pronto, lo sé. Pero en mi vida nunca he echado nada de menos. Y me parece bien. Así que no es esto lo que yo recomendaría: esta no es la mejor de las vidas, pero es la mía.

Es una superviviente. Cristina Vera Felscherinow ha superado los cincuenta desmintiendo los pronósticos de todos aquellos que no le daban muchos años de vida. Sobre todo, si continuaba enganchada a la heroína. «Poca gente habría creído entonces que un día celebraría mis 51 años», asegura la protagonista de una autobiografía, tan cruda como veraz, que conmocionó al mundo entero a finales de los setenta. Christiane F., como es conocida, tenía sólo doce años cuando empezó a coquetear con las drogas. Primero con el hachís y, poco después, sustancias mucho más duras como la heroína, de la que inmediatamente se hizo dependiente.

COMO ME ENCANTA SABER QUE SE PUEDE VENCER….LUCHAR CONTRA LA ENFERMEDAD…YO CRISTINA F….

 

Contacta con nosotros

Confidencialidad y confianza